jueves, 21 de marzo de 2013

Antónimos




¿Y si nuestros labios se vuelven callos?

¿Y si se nos agota la saliva?
¿Y si mis dientes te arrancan la lengua?

¿Y si extinguimos las mariposas por guardarlas todas en nuestros estómagos?

¿Y si tus manos ya no encuentran nada sin las mías?


¿Y si empezamos a necesitarnos?

¿Y si tu piel, esa suave cobertura de tu ser, envuelve la mía y me convierte en oruga?

¿Qué seria de los poetas si nos robamos sus musas y duendes?

¿Qué sería de mis tiempos en tu ausencia?

¿Qué harían la intriga y la envidia si las burlamos?

¿A dónde escaparían los miedos y estas preguntas?

Qué sería si… ¿Qué sería si, después de ser antónimos, decidimos ser sinónimos?

¡Que sería de todo, si tú y yo, nos enamoramos!


Enero, 2012.

5 comentarios:

  1. Muy hermoso leerte. Muy hermoso poema.

    ResponderEliminar
  2. Suelo ser un sujeto serio, pero detras de la seriedad y errores ortograficos jajaja soy un personaje sentimental aunque la poesia no la entiendo mucho.

    ResponderEliminar
  3. Y que pasaría si te digo?
    Me gustas!

    ResponderEliminar